Cuando hacia antesala en el programa de televisión del periodista Enrique Córdoba, para una entrevista pautada sobre mi libro Familias Prestadas. Vi salir del estudio televisivo un individuo con aspecto despreocupado, como si la entrevista hubiera sido una diversión más que el agónico momento que yo me encontraba atravesando a causa de los nervios de aparecer en cámaras por primera vez.

El individuo me miró de soslayo, lo saludé como pude debido a las prisas del momento. Pues ya era mi turno en el estudio. La voz de alerta para comenzar la grabación impartió el final de la charla que había entablado acerca del escritor que ya a esa hora se me había olvidado su nombre y el título de su obra. Lo único que sabía era de qué trataba su historia.

Mi suerte como era costumbre ya, no se encontraba presente, pues en las varias veces que traté de obtener una entrevista para hablar de mi libro “Familias Prestadas”  me fue esquiva.

La página internetica de la revista que me realizó una entrevista colapsó y no han podido reestablecerla por completo. En otro caso diferente, el periodista encargado de sacar publicada una nota sobre mi libro en un periódico de un tiraje de 30.000 copias mensuales a nivel de varios estados, enfermó y tocó llevarlo de urgencias al hospital, se encuentra en recuperación.  Mientras tanto la publicación quedo suspendida hasta nuevo aviso, pues lo más importante es la salud del reportero.

El único programa donde me dieron una entrevista radial, fue cerrado el show, el gato se quedó sin trabajo.

La única opción que me quedaba en ese momento era salir en el programa televisivo al cual me encontraba presentando. Pero tendría que esperar un mes y medio para poderlo ver al aire porque el presentador iba a salir del país a un recorrido por Europa.

El 16 de julio fue la fecha pactada para que el programa donde yo apareciera por primera vez saliera al aire. La espera fue agónica, pues quería ver como registraba ante las cámaras. El día llegaba y yo por su puesto muy desesperado por ver como yo exponía los motivos por el cual me volví escritor y también ver cómo me desenvolvía al hablar un poco de la trama de la obra.   Un día antes contacté al presentador para asegurarme o más bien para recordarle al periodista que al día siguiente era mi turno de aparecer en la pantalla chica. Pero una vez más el destino se interpuso y a mí me tocó posponer mis ganas. Pues  el programa fue puesto al aire unos días después de la grabación y no me avisaron del cambio de fechas porque al presentador se le olvido. No quedaba de otra que seguir insistiendo por una oportunidad para promocionar mi libro.

Vi como el día de permiso que había solicitado en mi trabajo para la entrevista estaba echado a la basura. Enseguida vino a mi mente el instante en que me ahorcaba el nudo de la única corbata que tenía y me la había regalado mi suegra, del saco que me había tocado ir a comprar para ir bien vestido y el único pantalón que hacia juego con el saco. Toda una parafernalia improvisada que no había servido de nada. También vino a mi mente la única fotografía en la cual aparecemos mis padres y mi hermana juntos, la única en cuarenta y dos años, porque mis padres se habían separado estando yo recién nacido y ese día ni me acuerdo porque que estaba entregado a las mieles del alcohol. “Borracho”.

Mientras tanto en esos días fui invitado a un lanzamiento de un libro en una librería de Coral Gables, quise asistir para ir aprendiendo como era eso de reunir a las personas y hablar de la opera prima. Ese día aprendí mucho, aprendí que no debo de hablar mucho de la trama del libro porque el lector pierde interés, aprendí que un chiste puede romper el hielo, pero muchos chiste vuelven la reunión muy insería y aprendí que si mi libro está escrito en español no debo de realizar el lanzamiento con un público anglo, porque me encuentro sembrando en tierra no fértil. Ese día aprendí que las causalidades existen, pues el escritor cuyo libro lanzaba ese día, era el mismo que yo quería entrevistar en mi programa radial, ese mismo que me había encontrado un mes y medio atrás en el estudio de televisión.

Barranquillero, licenciado en administración de empresas, escritor y presentador del programa cultural “Socializando con Anibal” transmitido por la emisora digital currambaestereo.com viernes 7:00pm hora de Miami.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: